El precio de los carburantes cae hasta un 4,6% en una semana

El gasoil, que cuesta ahora 1,084 euros de media, y la gasolina, 1,176 euros, se sitúan a niveles de 2017

30.03.2020 | 00:47
Un trabajador de una gasolinera abastece de carburante a un vehículo. Foto: Alex Larretxi

madrid – El precio de la gasolina de 95 octanos ha caído un 4,62% en la última semana y el gasóleo un 3,82% en un entorno de bajos precios del petróleo en los mercado por la caída de la demanda derivada de las medidas impuestas para frenar la expansión de la pandemia del coronavirus COVID-19.

Según los datos del Boletín Petrolero de la UE dados a conocer la semana pasada, estos carburantes enlazan su cuarta semana consecutiva de descensos en los precios y se sitúan a niveles de 2017.

El precio promedio de la gasolina en surtidor en España es de 1,176 euros el litro y el del gasóleo 1,084 euros. Desde que comenzó este año, la gasolina se ha abaratado un 10,91%, mientras que el gasóleo ha bajado un 13,07%. La gasolina de 95 octanos está ahora un 7,26% más barata que hace un año y el gasóleo un 11,87%. Con respecto a hace un mes, la gasolina cuesta un 9,47% menos y el gasóleo un 9,74% menos.

La brecha en relación a los precios que estos carburantes marcaron hace siete años se sigue ampliando, y el de la gasolina es un 22,73% más bajo y el del gasóleo un 24,98%.

La gasolina y el gasóleo de automoción marcaron su precio récord la semana del 3 de septiembre de 2012, cuando se situaron en 1,522 y 1,445 euros, respectivamente.

A los precios actuales, llenar un depósito medio de 55 litros cuesta esta semana 64,69 euros, si se hace con gasolina, y 59,62 euros en el caso de repostar gasóleo.

El precio del crudo Brent para entrega en mayo abrió el pasado jueves con tendencia a la baja y cotizaba a 26,55 dólares, una caída del 4,2% frente al cierre de la jornada anterior, en que el petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó a 27,72 dólares.

El valor del petróleo ha retrocedido en las últimas semanas por la preocupación sobre la demanda, mientras los gobiernos aplican drásticas medidas para mantener el distanciamiento social como manera de contener la pandemia del coronavirus.

No obstante, los precios de los carburantes no tienen una relación directa con la cotización del barril de petróleo, sino que dependen de las cotizaciones de la gasolina y gasóleo en los mercados al por mayor, todos ellos en dólares, según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP).

En el caso de España, los mercados de referencia son el del Mediterráneo y el del Norte de Europa, unos mercados que, aparte de la cotización del crudo, están influidos por la oferta y demanda de estos productos y el tipo de cambio euro/dólar.

petroleras Por su parte, las petroleras agrupadas en AOP (Repsol, Cepsa, BP, Galp, Eni y Saras) piden al Gobierno ayudas, como flexibilidad de horarios o exención en el pago de cuotas a la Seguridad Social, para poder seguir manteniendo abiertas las estaciones de servicio sin tener que ajustar empleo pese al desplome de las ventas.

Tras la declaración del estado de alarma por el coronavirus, las ventas de carburantes han caído entre el 60 y el 70%, y, pese a ese "dramático" descenso, "no hemos aplicado ningún expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), ni tenemos intención de hacerlo", dijo el presidente de Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Luis Aires.

El directivo recordó que, al ser consideradas servicio esencial, todas las refinerías y las gasolineras deben permanecer abiertas y, pese a las circunstancias, seguirán trabajando para garantizar el suministro "dure lo que dure la crisis".

MENOR CONSUMO

BAJA el tráfico de vehículos ligeros

Hasta un 80%. El Gobierno asegura que el tráfico de vehículos ligeros particulares en el acceso a grandes ciudades ha caído entre un 65% y un 80% en la última semana. Así lo indicó la secretaria general de Transportes, María José Rallo, quien además subrayó que este tipo de desplazamientos registró un mayor descenso en esta última semana respecto a la anterior. Por ciudades, Rallo mencionó los casos de los accesos de Madrid, donde el tráfico de coches cayó un 70%, de Barcelona, con un descenso del 72%, porcentaje que aumenta al 80% en el caso de Sevilla. Respecto al tráfico de vehículos de transporte de mercancías, "tan importante para garantizar el abastecimiento", indicó que se mantiene en el 75% respecto al volumen habitual, con una caída del 25% principalmente consecuencia de la paralización de actividades económicas no esenciales. En cuanto a los transportes públicos colectivos, Rallo indicó que muestran bajos niveles de ocupación.