Las paradas de Sergio Herrera y el amor propio de Oier, lo poco rescatable

09.07.2020 | 01:01
Sergio Herrera, portero del Osasuna (d), rechaza un disparo a bocajarro de Nabil Fekir (i), del Real Betis.

el equipo – Del bajo tono general del equipo pueden rescatarse pocas cosas. En la primera parte Fran Mérida quiso siempre la pelota e intentó meter dinamismo al juego, pero se vio penalizado porque los pases acababan computando como pérdidas de balón. Sergio Herrera evitó un tanteo abultado con alguna parada de mérito. Y Oier tiró de amor propio tanto en las disputas como en su intento de chutar a gol para acortar diferencias.

noticias de noticiasdenavarra