Las instalaciones del Banco de Alimentos de Tudela cumplen siete años

Las personas beneficiadas por su labor alcanzan ya las 5.100

28.06.2020 | 16:41
Voluntarios del Banco de Alimentos de Tudela

El Banco de Alimentos de Tudela cumplió, el pasado 26 de junio, siete años desde la apertura de sus instalaciones para el reparto de excedentes de empresas alimentarias.

"Siempre entre unos 18 y 20 voluntarios han desarrollado esa labor social de lucha contra el hambre y el desperdicio alimentario en la Ribera" y hoy son 5.100 las personas beneficiarias en la Ribera, ha informado la entidad en una nota.

En 2014 se hicieron mejoras y las instalaciones "implicaron ahorrar a las entidades sociales de Ribera de Navarra unos 80.000 km de ir y volver de Pamplona para poder recoger los alimentos y llevarlos a sus pueblos para repartirlos".

Gregorio Yoldi, vicepresidente del BAN, ha recordado que el 26 de junio de 2013 "se prepararon y entregaron los primeros pedidos en el almacén nuevo del BAN tradicional en Tudela, para 1.250 personas, con 12.000 kilos, a través de las entidades del Buen Pastor (250 personas); Inmaculada (250 personas); Lourdes (250 personas); San Juan Bautista (250 personas) y Santa María la Mayor (250 personas)".

Entonces, siendo presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Navarra, Carlos Almagro, se consideró que "uno de los ejes claves era la implementación en Tudela de las instalaciones imprescindibles" para atender a las entidades sociales y sus beneficiarios de la comarca de La Ribera "en igualdad de condiciones que a los de otras Comarcas que se atendían desde los almacenes de Pamplona".

Tal y como explican desde el BAN, "por razones causadas por la distancia de los municipios de La Ribera a Pamplona (75km.) muchas EE.SS. no recibían los alimentos que con periodicidad mensual distribuye el BAN en sus almacenes de Pamplona", lo que suponía "una discriminación por motivos económicos externos".

En base al proyecto se formalizó el alquiler de la nave utilizada por el BAN en Tudela y se instalaron las estanterías metálicas suficientes para atender a las EE.SS. de la zona, se adquirió una carretilla elevadora y se construyó una cámara frigorífica de refrigeración así como otras obras auxiliares.

La coordinadora del Banco de Alimentos en Tudela, Maite Mateo, ha destacado que "lo más significativo en estos años ha sido conseguir que todas las familias, personas estén valorados en su necesidad por los servicios sociales de base correspondientes y que la distribución se ha asumido en muchos sitios por los ayuntamientos, lo que también supone un reconocimiento de que esta ayuda es justicia social".

En cuanto a la situación actual, tanto el presidente del Banco de Alimentos de Navarra, Joaquín Fernández, como Maite Mateo, han lamentado que, debido a las consecuencias de la pandemia del Covid-19, "sólo en Tudela, las personas que necesitan alimentos han aumentado un 36%; en Corella también es impactante, porque de 19 familias se ha pasado a 82. En Cintruénigo tenemos más de 900 personas".

Mateo ha destacado que estos meses "no hemos dejado de repartir, con ayuda de Protección Civil o de personas del empleo social protegido, con los voluntarios que se podía y a las entidades que lo pedían y querían, se les ha repartido. No se ha desatendido a nadie y hemos acogido para el reparto a todas las personas que nos derivaban de los Servicios Sociales de Base".