Arrestado un hombre en Pamplona tras subirse a un árbol para esconder droga

Detenidos tres jóvenes en Tudela que intentaban robar en un bar y se negaron a salir al ser descubiertos - 'Cazada ' intentado hurtar ropa por valor de 800 euros

14.03.2022 | 20:03
Vehículo de la Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a tres jóvenes en Tudela durante la madrugada de este sábado mientras intentaban robar en el interior de un establecimiento de hostelería al que habían accedido fracturando un cristal.

Según ha informado Policía Nacional, la intervención, que se practicó conjuntamente con Policía Municipal de Tudela y Policía Foral, se inició con una llamada a la sala operativa del 091. Cuando las patrullas policiales llegaron al lugar encontraron a los jóvenes en el interior del local. Tras cubrir todas las salidas posibles para evitar la huída, los agentes tuvieron que acceder al interior del bar por la ventana rota ante la negativa de los presuntos autores a salir.

Finalmente fueron detenidos por un delito de robo con fuerza y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia. Además, durante el cacheo de seguridad, a uno de los detenidos le fue incautada una PDA que posteriormente fue reconocida por la propietaria del local, a quien se le entregó en calidad de depósito judicial.

15 detenciones en una semana

Con estas tres detenciones se alcanzaron las 15 realizadas a lo largo de la semana pasada por Policía Nacional. Entre ellas, también destaca el arresto, por un delito de tráfico de drogas, de un hombre en el centro de la capital navarra cuando agentes de paisano observaron cómo se subía a un árbol y escondía lo que parecía ser una riñonera después que detectara patrullas uniformadas de Policía Municipal al otro lado del parque.

Tras identificarse como policías, recuperaron el objeto escondido resultando que en su interior contenía una placa de una sustancia solida marrón plastificada presuntamente estupefaciente que posteriormente arrojó un peso de 100,04 gramos y otra placa similar con un peso de 49,76 gramos.

Al ser preguntado por los agentes, el presunto autor respondió que acababa de comprar la droga por 500 euros y que era para su propio consumo personal. Ante la sucesión de los hechos y la cantidad de sustancia intervenida fue arrestado por un delito de tráfico de drogas.

En otra intervención se arrestó a una mujer como presunta autora de un delito de hurto de prendas de ropa valoradas en más de 800 euros. La presunta autora acudió a un establecimiento del centro de la ciudad dos veces el mismo día. Utilizando el mismo procedimiento, introducir en una mochila y una bolsa los objetos después de retirar las alarmas, sustrajo prendas valoradas en 638 euros por la mañana.

Esa misma tarde y con el mismo proceder, acudió de nuevo al centro comercial y hurtó prendas valoradas 199 euros. La colaboración entre los agentes Grupo de Delitos contra el Patrimonio y los servicios de seguridad del establecimiento permitió su identificación y detención.

A lo largo de la semana otras siete personas fueron arrestadas en Pamplona: entre ellas un hombre de 22 años detenido por hurto después de que el teléfono móvil que llevaba figurase como sustraído en las bases de datos policiales; tres personas más por reclamación judicial nacional; dos por malos tratos en el ámbito familiar y una más por quebrantamiento de orden de alejamiento.

Igualmente, cabe destacar la detención de una mujer de 42 años por un delito de estafa. Los hechos sucedieron a principios de año cuando la presunta autora acordó con la víctima alquilar una habitación en el piso de protección oficial en el que residía.

El importe del alquiler ascendía a 350 euros si bien le solicitó 900 euros en calidad de anticipo para cubrir algunos gastos de suministros. Días después de producirse el pago, la presunta autora le comunicó a la víctima que no podía alquilarle la habitación ya que el Gobierno de Navarra no iba a prorrogar el contrato vigente.

Tras numerosos intentos de intentar recuperar el dinero, la presunta autora bloqueó a la perjudicada en su teléfono y ésta presentó denuncia. La investigación desarrollada permitió comprobar que, efectivamente, el contrato de alquiler social no iba a ser prorrogado y que la presunta autora había recibido la información y tenía conocimiento de la situación antes de decidir alquilar la habitación a la víctima. Por todo ello fue detenida por un delito de estafa.

Asimismo, desde el pasado lunes la Policía Nacional ha atendido un total de 625 requerimientos telefónicos a través de la sala del 091, 107 operativos y otros 518 solicitando algún tipo de información.

noticias de noticiasdenavarra