El ‘Bosque Pintado de Oma’ tendrá una réplica en otra zona de Urdaibai

Esta decisión responde al deterioro de los pinos que ahora albergan las pinturas de Agustín Ibarrola

13.02.2020 | 01:12
El ‘Bosque Pintado de Oma’.

bilbao – La Diputación de Bizkaia, de común acuerdo con la familia del pintor Agustín Ibarrola, ha decidido crear una réplica de su obra Bosque Pintado de Oma en otro emplazamiento boscoso de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, ante la evidencia de que los pinos que ahora albergan las pinturas se mueren, por viejos y por estar aquejados de la enfermedad denominada "banda marrón". Esta decisión fue dada a conocer ayer por el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, en una conferencia de prensa acompañado por Jose Ibarrola, uno de los hijos del pintor vizcaíno, miembro destacado del Equipo 57, creado en París en 1957 por un grupo de artistas españoles exiliados del franquismo.

Las pinturas fueron plasmadas entre 1982 y 1985 por Agustín Ibarrola (Basauri-Bizkaia, 1930) en Oma, enclavado en terrenos del municipio de Kortezubi y cercano a su caserío. Se trata de un extenso grupo de pinturas de vivos colores realizadas sobre los troncos de los pinos, de las cuales "ya no quedan ni la mitad", explicó Jose Ibarrola, pintor e ilustrador como su padre, ya que parte del bosque fue talado por su propietario dentro de su actividad de explotación forestal.

Tanto Rementería como Ibarrola admitieron que es imposible la réplica exacta de la obra que plasmó su padre en Oma, por lo que señalaron que más que de una reproducción de las pinturas se tratará de un "traslado del concepto" plasmado en Oma por Ibarrola a otro bosque "cercano" con el objetivo de "mantener viva" la obra del pintor . Ibarrola explicó que el concepto artístico que esconde el Bosque Pintado de Oma es "un lenguaje plástico herencia de su paso por el Equipo 57 cuando sus integrantes trabajaban conceptos plásticos vinculados a intervenciones en la vida social". "Mi padre y los miembros del Equipo 57 pensaban, como colectivo, que la obra tenía que estar al servicio de la sociedad y, por tanto tenía que estar bien visible siempre", por eso a la familia "no nos importa ni nos preocupa que se repinte en otro bosque, sino que estamos encantados conque se mantenga viva su obra".