Última llamada para la repesca de series

16.08.2021 | 00:47

ficciones de gran calidad pasAn desapercibidas a menudo Y las vacaciones son un buen momento para recuperarlas

La desbordante oferta de las plataformas televisivas hace que, muy a menudo, series de gran calidad pasen desapercibidas. Y las vacaciones son un buen momento para recuperar desde comedias francesas como Call my agent a historias de abogados como la británica The Split.

Entre tanta oferta de thrillers, es refrescante encontrar una comedia inteligente y con un alto grado de cinismo como Call my agent (Cosmo), centrada en el funcionamiento de una potente agencia de representación de actores, ASK. Los agentes –brillantes Camille Cottin, Thibaut de Montalembert, Grégory Montel y Liliane Rovère– y sus asistentes lidian como pueden con los caprichos y necesidades de las estrellas. Y cuenta con el aliciente de que en cada capítulo aparece una de verdad, interpretándose a sí misma, del nivel de Juliette Binoche, Isabelle Adjani, Isabelle Huppert o Fabrice Luchini.

Abi Morgan, guionista de La dama de hierro (2011) o Shame (2011), creó la serie The Split, un ejemplo más de la solidez de la ficción británica de la que se pueden ver sus tres temporadas en Filmin. Las protagonistas son dos hermanas y una madre abogadas especializadas en divorcios, cuyas vidas personales no son precisamente un ejemplo de estabilidad, aunque lo parezca.

Cuando se estrenó en 2014, Olive Kitteridge (HBO) arrasó en los Emmy, con ocho premios, incluidos los de mejor actriz (Frances McDormand), actor (Richard Jenkins) y actor secundario (Bill Murray). Cuatro episodios redondos que adaptan la novela homónima de Elisabeth Strout y que son una nueva lección del saber hacer de McDormand, que dota de realismo y humanidad a cualquier personaje que se le ponga por delante. Una historia sencilla y cotidiana que engancha y que es perfecta para ver de un tirón en un día para huir del calor o la lluvia.

Ahora que los multimillonarios han decidido conquistar el espacio, es buen momento para recordar a los pioneros que se lanzaron sin muchas garantías a una carrera por llegar a los confines del Universo en Elegidos para la gloria, una producción de National Geographic que se puede ver en Disney+. Basada en un libro de Tom Wolfe, cuenta la historia de los siete magníficos del Mercury en el año 1958, en el que se creó la NASA, para competir con los rusos en plena Guerra Fría.

zombies Una serie de zombies desconcertante y en paisajes idílicos es lo que ofrece la francesa Les revenants (Netflix), dos temporadas (la primera mucho mejor que la segunda), que comienza cuando un grupo de personas tratan de regresar a sus casas en Annecy. El problema es que han pasado varios años y ellos están igual que en el momento de su desaparición. Un punto de partida original y perturbador, sobre todo en el caso de una niña que regresa y se encuentra a su gemela convertida en una joven aterrada por su hermana. Y es solo el comienzo.

Hailee Steinfeld se metió en la piel de la poeta Emily Dickinson en la producción de Apple TV+ Dickinson, que emula con acierto las grandes series históricas británicas, aunque con una mayor ligereza (y menos rigor), marca de las ficciones estadounidenses. La primera temporada se estrenó en 2019, antes del boom de Los Bridgerton, que ha puesto de moda el estilo Gossip Girl en las series históricas. Ya hay una segunda y una tercera en preparación.

Una historia de espías de John Le Carré es un plan estupendo para leer o para ver. Y El infiltrado es una magnífica adaptación en seis capítulos con un espectacular reparto: Tom Hiddleston, Hugh Laurie, Olivia Colman, Tom Hollander o Elizabeth Debicki. Los tres Globos de Oro que se llevó en la edición de 2017 permitieron descubrir una serie que había pasado bastante desapercibida pese a su gran calidad. Hacerse un maratón de los episodios (Amazon Prime Video) es un planazo de fin de semana.

Era uno de los grandes estrenos de 2020 porque adaptaba una novela que había sido todo un fenómeno editorial, sobre todo entre la generación millennial, Normal People, de Sally Rooney. El proceso de producción fue aumentando las expectativas y hasta la elección de los protagonistas fue objeto de debate. Los elegidos fueron Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal y el resultado de la serie (Starzplay) fue una más que ajustada adaptación del libro. Pero el estreno en pleno confinamiento y, pese a lo que pueda parecer, hizo que se perdiera entre la avalancha de estrenos. Así que es momento de darle una segunda oportunidad.

MCQUEEN De los cinco capítulos que componen la serie Small Axe (Movistar+) muchos críticos consideraron Lovers Rock como la mejor película de 2020. Y es que la producción de Steve McQueen no es una serie al uso, ni mucho menos. El proyecto más arriesgado de McQueen es un fresco sobre el racismo sufrido por la comunidad negra británica y un homenaje del realizador a sus raíces antillanas. Una apabullante demostración de estilo cinematográfico y una denuncia social incontestable.

Pero aunque haya muchas joyas por descubrir, también el periodo vacacional es perfecto para recuperar algunas de las series que han marcado la última temporada. The Mandalorian y Bruja Escarlata y Visión, dos de los productos estrellas de Disney+, han demostrado que a la saga de Star Wars y el universo Marvel se les puede dar otra brillante vuelta de tuerca. Una historia clásica pasada por el tamiz de la actualidad con un carismático Omar Shy han convertido a Lupin en un enorme éxito en Netflix y en una serie que ha gustado tanto a niños como a adultos.

Y de producción española, dos estilos opuestos y brillantes: la disparatada comedia de Vamos Juan (TNT), con un Javier Cámara insuperable, y el thriller Hierro (Movistar+), con otra protagonista espectacular, Candela Peña.

noticias de noticiasdenavarra