Armonía, función y forma

Honda siempre ha tratado con especial mimo a su turismo urbano más compacto, el Jazz. La nueva generación es toda una demostración de esa armonía entre función y forma, la alianza perfecta entre eficiencia y belleza útil.

16.05.2020 | 10:08
El nuevo Honda Jazz sigue fiel a su formato de compacto urbano con sus 4,03 metros de largura, 1,69 de anchura y 1,52 de altura.

Honda pondrá la venta en nuestro mercado este verano la nueva generación del Jazz (desde 22.900 euros), en palabras de la firma japonesa, "la redefinición del automóvil urbano compacto". Con el objetivo de adaptarse a la conducción del día a día, los ingenieros de Honda han seguido "la nueva filosofía de diseño Yoo no bi –que reconoce la belleza que existe en los elementos cotidianos que se han perfeccionado con el paso del tiempo para ser incluso más bellos y ergonómicamente más agradables de usar para sus fines específicos-, y que mejora las características de comodidad y funcionalidad del Jazz con materiales e interfaces de primera calidad" y siempre combinando estas características con una eficiencia excepcional.

Para comenzar, "la evolución de su nuevo diseño contemporáneo aporta una bella simplicidad a la forma atemporal del Jazz. Sus contornos suaves se integran con el frontal corto, la larga línea de techo y el estilo de cabina hacia delante de las generaciones anteriores, para dibujar una silueta uniforme reconocible al instante. El resultado añade un nuevo atractivo emocional a los niveles de comodidad y funcionalidad líderes en su clase por los que el Jazz es conocido". Para los diseñadores, dar con las proporciones visuales adecuadas fue clave para crear un interior y un exterior armoniosos, con una altura general inferior y un diseño inclinado hacia delante que configura un habitáculo bien equilibrado y provisto de un estilo más compacto, con una presencia firme y segura.

Los detalles también ayudan en este sentido, como lo demuestran el spoiler trasero en el techo, un grupo óptico de estilo actual o los radios y los bordes de las llantas con el perfil más fino posible; sin olvidar además la versión Jazz Crosstar (desde 27.900 euros), de orientación SUV, más robusta con su particular parrilla frontal, vistosos elementos en color negro, los estribos laterales, sus llantas específicas y las barras portaequipajes.

El interior también deja entrever la filosofía Yoo no bi con su diseño "despejado y minimalista que aúna funcionalidad, comodidad y conveniencia en un habitáculo ergonómico sencillo y diáfano". El panel de instrumentos estrecho, una pantalla TFT de siete pulgadas, se extiende horizontalmente sin visera alguna que entorpezca el campo de visión, acompañado por otra pantalla táctil central de nueve pulgadas. Ambas son sencillas de leer y manejar para quienes en las plazas delanteras disfrutan de unos amplios y confortables asientos, con el detalle añadido del reposabrazos de la consola central a la misma altura de los ubicados en las puertas. También es destacable la ganancia en visibilidad merced a los sofisticados montantes delanteros, más finos y altamente resistentes, al igual que el piso plano con sus prácticos asientos multiconfigurables Magic Seats, que permiten plegarlos completamente o colocarlos en posición vertical para dar cabida a bultos de diferentes formas y tamaños, junto a una superficie de carga plana y con capacidad para 298 litros.

El otro gran aspecto diferenciador del Jazz será su propulsión, la tecnología híbrida e:HEV, gracias a la que este pequeño Honda promete, con sus tres modos de uso (EV, Hybrid y Engine) y que se intercambian de una manera automática e imperceptible, "una conducción fácil, un rendimiento eficiente y una gran capacidad de respuesta". Incorpora dos potentes y compactos motores eléctricos (generador e impulsor) conectados a un motor de gasolina atmosférico DOCH i-VTEC de 1,5 litros, una batería de iones de litio y una innovadora transmisión fija con una unidad de control inteligente, de manera que todos los componentes funcionan juntos en perfecta armonía para proporcionar una respuesta suave y directa. Cuenta con una potencia de 109 CV, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y de alcanzar los 175 km/h, con un consumo medio WLTP de sólo 4,5 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones de 102 gramos de CO2 por kilómetro, valores que suben en la versión Crosstar a 4,8 litros y 110 gramos.

Asimismo, el Jazz mejora en su conectividad gracias a la mayor rapidez de las operaciones (un 58% superior), el acceso táctil y por voz, la conexión inalámbrica o por cable USB y, por primera vez, con el punto de acceso wifi. El complemento final llega con una dotación en seguridad de excelente nivel en la que sobresalen la cámara de vista panorámica delantera de nuevo desarrollo y con mejor campo de visión, el sistema de prevención y mitigación de impactos con la función de conducción nocturna para detectar peatones y ciclistas, y que ahora acciona los frenos para evitar un choque cuando el automóvil cruza o se incorpora al carril contrario; el control de crucero adaptativo y el sistema de aviso y prevención de cambio involuntario de carril de serie, el de aviso de salida de carril, la información de ángulos muertos, el sistema de supervisión de tráfico cruzado o el limitador inteligente de velocidad; sin olvidar sus diez airbags, incluido uno central delantero que protege las cabezas de los ocupantes.